lunes, 21 de noviembre de 2011

LA ESCUELA 80, de Sauce de Solís, paraje próximo a Montes


Allí es Canelones aún, pero la vida transcurre de cara a las sierras del Este y en conexión con Solís de Mataojo. La frontera es un espacio donde la pertenencia y los límites se diluyen.
La gente de la frontera resulta entonces más libre, más sola o ambas cosas.

En esa zona de frontera se ubica la Escuela 80 donde concurren 15 niños y niñas.
Nancy, la maestra, viaja a diario desde Minas, un tramo en ómnibus y en moto los 10 km que quedan desde Solís de Mataojo hasta el "paraje Guillén", como denominan algunos el lugar.

Algunos de los niños de la escuela también vienen desde Solís. Es un fenómeno éste que desde hace tiempo se ve también en Migues: niños del pueblo que van a la escuela rural, viajan varios kilómetros todos los días aún teniendo una escuela a pocas cuadras de su casa.

Este año egresan seis alumnos y alumnas de sexto año, y es la primera vez que ocurrirá que todos los egresados irán al liceo. Todos a Solís.

Catalina es agente comunitaria de salud de la policlínica Migues, mujer de campo, formada en el primer curso de agentes comunitarios de salud que realizó nuestra UDA, en Migues.
Fue Catalina quien trajo la propuesta de concurrir a esta escuela a realizar una jornada de salud, porque "como la escuela está en el límite, queda olvidada".

Ana (médica de familia y comunitaria de la UDA en Migues) y Catalina planificaron la jornada. Invitaron a Agustina, residente de mfyc, y Dahiana, docente de filosofía y de educación sexual en el liceo de Migues: control de antropometría, agudeza visual, carné de salud de niños y niñas y taller sobre educación sexual con los adultos de la escuela (salud bucal no se incluyó pues han trabajo el tema con uno de los programas de salud bucal de carácter nacional que llegó a la Escuela).
El viernes 19 de noviembre de 2011 se realizó la primera jornada de salud integral en la escuela 80.

Las escuelas ya están en horario de verano, de 8 a 13 hs. A las 9 llegó el equipo de salud, y se trabajó sin pausa y sin prisa hasta las 14, almuerzo incluido.

Nancy nos contó del curso de quesería artesanal que se está dictando en la escuela para adultos de la zona, y del viaje que realizaron hace pocos días a una quesería artesanal de Colonia con la gente del curso. También del proyecto de hilado que tienen, con rueca y telar, con lo cual trabajan el vellón. Así que además de chorizos y pasctualinas caseras, había queso casero tipo colonia para almorzar.

Aún no analizamos los datos del examen físico, pero muchos aspectos de salud eran notablemente visibles con sólo mirar a los niños y niñas: el color de la piel, el aseo, el relacionamiento, el vínculo con sus útiles y con los materiales de la escuela, el vínculo entre niños y adultos, el juegol la alimentación...

La maestra estaba contenta sobre todo por el apoyo para el abordaje del tema sexualidad "que mucho tiene que ver también con la salud social de ellos, porque la salud no sólo es lo físico", reflexionaba junto con las madres presentes en el taller. 

El compromiso es volver el próximo año.
Cómo no hacerlo?



 







1 comentario:

  1. que linda que esta la escuela los felizito a todos

    ResponderEliminar